miércoles, 16 de junio de 2010

Tejon Meon

De pronto el zorro se levanta de la cama, las sabanas debajo de el están todas mojadas. Mira a su costado

-Pero sos pelotudo?, otra vez?

El Tejón se tapa y esconde su mirada.

-perdona, vos sabes como es esto. Pensé que estaba en un baño y dije que no, que si, que me mando, que no me mando.... y me meé.

El zorro prende un cigarrillo. Se levanta de la cama, y se pone el calzoncillo y los pantalones.

-A donde vas?

El Zorro se va. Apaga la luz.


Publico Ideal

Sobre cualquier cosa, como una salamandra tomando el te con un Tejón y un zorro. Hablando de sus respectivos días laborales.

Al Tejón no le fue muy bien, lo acaban de hechar de us puesto de pincha globos. Al zorro le esta yendo un poco mejor, dice que quiere empezar una PyME de recolección de cotorras. Pero no cualquier cotorra, él quiere recolectar esas cotorras truchas, que andan sin permiso de Segba, esas que entran de repente en tu casa y te prenden la luz de todas las habitaciones y después te llega una cuenta de luz de la puta madre.

Tiene que ser un buen negocio.

Sobretodo cuando uno ve que le falta un poco de luz, porque últimamente se corta todo el tiempo.

Por su parte la salamandra habla y habla, cambiando de un tema a otro, de un tono a otro. A veces de pronto se calla y discute consigo misma. A mi me parece que su problema es que todavía no sabe muy bien a quién le esta hablando, entonces prueba, como si estuviera haciendo un testeo de mercado. De repente quizás se levanta, en medio del relato del Tejón y se asoma por la ventana a gritar un par de frases. De esta manera intenta encontrar su publico ideal.

martes, 15 de junio de 2010

Zorros

Los zorros de la noche son los mas raros que vi. Son blancos y usan zapatillas adidas negras. Se juntan en las entradas de los garages a cantar canciones de rap. Cosa extraña porque aca, nadie escucha rap... A lo mejor solamente quieren confundirnos. O a lo mejor, una empresa discográfica les esta pagando en un tipo de publicidad no muy habitual. Si ese fuera el caso, la idea mística que me daban los zorros se habría desvanecido, por una imagen de un zorro mucho mas pillo.